En una nota anterior, recordamos el día en que Pokemón GO se lanzó en Estados Unidos, y otros países del mundo de habla inglesa. El juego causó una verdadera revolución, y si bien muchas personas a nivel global estaban estrenando recién el juego y combatiendo en sus primeros Gimnasios, en Latinoamérica aún seguíamos sin obtener noticias del juego, lo que decepcionó a muchos.

Una vez más, como ocurre muchas veces,  teníamos que esperar pacientes nuestro turno para jugar Pokémon GO.

Finalmente, y después de mucho reclamar, Niantic lanza un comunicado el 31 de Julio, en el cuál se anunciaba que Pokémon GO llegaría “en las próximas horas” a nuestro país, y tal como era de esperarse, eso desató una ola de ansias en todos los entrenadores chilenos.

Creo que sería una mentira decir que nadie revisaba sus celulares a cada rato para saber si ya se podía instalar. Pero todo era inútil: “Esta aplicación no está disponible en tu país”  era el único letrero que podíamos ver al lado del ícono de Pokebola. Había que seguir esperando.

Fue tan eterna la espera, que incluso muchos entrenadores no durmieron esos días (similar al fenómeno que ocurre en los conciertos, con gente durmiendo afuera del recinto) con tal de salir a jugar en cuanto se habilitara Pokemon GO en nuestro país.

Solo podíamos lamentarnos porque “no estaba disponible en nuestro país”

Pero como dice el dicho, “lo bueno tarda en llegar”, y así fue como en la tarde-noche del día 3 de Agosto del 2016, Pokemón GO finalmente se habilitó en nuestro país.

La espera se había convertido en alegría máxima. El hype estaba por las nubes. De inmediato las calles se convirtieron en desfiles innumerables de personas con su celular en mano, deseosos de capturar su Primer Pokemón y comenzar a vivir su aventura como entrenadores

Personalmente, yo recuerdo que en el momento en que la aplicación salió en Chile, me encontraba durmiendo debido al agotamiento que me supuso la jornada laboral de ese día. Súbitamente mi hermano menor me despertó con el anuncio, y no solo desperté emocionado , sino que además salté de un brinco, agarramos nuestras cosas, y nos fuimos en dirección a Plaza Egaña, el lugar con más afluencia de personas de nuestro sector.

Pensamos que seríamos los únicos que se les ocurriría salir a las 3 AM a jugar Pokémon GO, y que hacerlo era un acto sumamente peligroso, ya que nos arriesgábamos a un asalto a mano armada. Afortunadamente nos equivocamos.

Al llegar vimos entusiasmados como más gente ya estaba allí con el celular y con Pokémon GO. Incluso algunos ya estaban en Nivel 2, y otros ya habían elegido Equipo. Quien quiera que nos hubiera observado habría dicho de inmediato que era una locura total salir a esa hora, solo por un juego. Y si, lo era. La fiebre Pokemón había llegado.

Pero la fiebre no se detuvo ahí. Lugares igual de concurridos como Plaza Italia, Estación Mapocho, La Moneda, Quinta Normal, Paseo Ahumada, e incluso en regiones como Viña del Mar, Valparaíso o Temuco se encontraban llenos de gente, futuros entrenadores que daban sus primeros pasos en  esta aplicación.

Fue tanto el revuelo que causó el lanzamiento de la aplicación, que incluso logramos captar la atención de los medios, los cuáles no tardaron en obtener la primicia:


Es por eso que esta nota lleva el título que lleva. El slogan de la franquicia Pokemón siempre ha sido “Atrapalos a todos”, pero ese día, definitivamente Pokemón nos atrapó a todos.

 

Comments

comments

2 Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA